lunes, 22 de diciembre de 2008

Logran detener un rayo de luz y luego relanzarlo.


Unos científicos de Harvard han logrado lo impensable. Lene Vestergaard Hau ha dirijido un experimento en el que no sólo se para completamente un pulso de luz, sino que también se le resucita en una localización diferente y se hace que continúe su camino.

En 1999, Hau y su equipo llegaron a frenar la luz hasta unos 60 kilómetros por hora, haciendo pasar un haz por una nube de átomos de sodio (casi a cero absoluto) convertidos en una entidad cuántica llamada condensado Bose-Einstein. En 2001, se consiguió detener completamente la luz.

En este último experimento, Hau lleva el pulso a una segunda nube de condensado Bose-Einstein y regenera la luz allí. Cuando el pulso inicial entra en el primer superfluido, el choque hace que giren sobre sí mismos entre 50.000 y 100.000 átomos de sodio y el grupo avanza a una velocidad de unos 1,5 kilómetros por hora. Hau lo describe este proceso como una "metacopia" del pulso de luz, aunque en realidad es un pulso de átomos de sodio. El grupo sale de la primera nube, viaja unas dos décimas de milímetro y entra en una segunda nube Bose-Einstein; cuando se enciende un láser en ella, el grupo de átomos se transforma en un pulso idéntico al original.

Esta transformación puede ser una útil vía de almacenaje de información y puede acelerar el desarrollo de futuros ordenadores cuánticos.

Más info:
http://www.clarin.com/diario/2001/01/19/s-03601.htm
http://www.seas.harvard.edu/haulab/slow_light_project/remote_revival/remote_revival.htm

2 comentarios:

León Boyajian dijo...

Chapu, el blog cada vez mejor. Felicitaciones.

Administrador dijo...

Gracias muchas.